Logo Empresa

Noticia ampliada

El coche del "paciente inglés"

14-07-2014 | Juan Pedro Ponce

  • 11631.jpg
La DVPS (Desert Vehículos Preservation Society) es una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo preservar todo tipo de vehículos relacionados con la exploración motorizada de los desiertos del mundo, para promover y documentar el conocimiento de este tipo de vehículos, para reconstruirlos donde no existen más originales y para que la información sobre ellos esté disponible no sólo para los amantes de la exploración y automovilismo, sino también para al público en general.

La DVPS tiene la intención de obtener, restaurar o reconstruir los vehículos que desempeñaron un papel en la exploración motorizada del desierto, presentarlos en exposiciones o llevar a cabo eventos especiales por el uso de tales vehículos en un ambiente desértico. Nace en Alemania de la mano de Kuno Gross y Wolfgang Kuhmann al tiempo que deciden iniciar la adaptación de un Ford A pick-up de 1930 y reconvertirlo en una réplica exacta al vehiculo que utilizó el conde hungaro Ladislaus E. Almásy en sus exploraciones por Egipto y Sudan en 1933.

Kuno y Wolfgang adquirieron el coche en los Estados Unidos en 2012 y lo enviaron a Alemania para su transformación. Pese a que las aventuras del conde Almásy han alcanzado fama mundial, gracias en parte a la película "El paciente inglés", la información respecto a sus vehículos no es muy amplia, por lo que nuestros protagonistas tuvieron que realizar una verdadera labor de investigación para conseguir que el vehículo fuera identico al original.
Una  vez en Alemania, el Ford A fue sometido a un fuerte regimen de adelgazamiento y le fueron extirpados todos los aditamentos no imprescidibles que el coche montaba de serie. El de Almásy estaba despojado de todo lo que no fuera estrictamente necesario, para conseguir el menor peso posible y facilitar su paso por zonas de arena muy blanda. Guardabarros, capó y puertas. Los delgados neumáticos de serie montados en llantas de radios fueron sustituidos por unas enorme gomas de 9.00 13 en llantas de chapa de 19 pulgadas,  capaces de trabajar a muy baja presión y conseguir que el coche "flotara" sobre la arena.
El motor se mantuvo de estricta serie, es decir, un 4 cilindros de 3.3 litros de cilindrada que consigue  40 caballos de potencia. A priori no mucho, pero suficiente para lanzar el Ford de tan solo 1.200 kilos a 85 km/h. 

Lasisdau Almásy incluyó dos ruedas de repuesto, una a cada lado, más un deposito que realmente se deconoce si era para contener agua o combustible. También se montó, al igual que el original, un radiador de mayor tamaño en el estribo izquierdo para mejorar la refrigeración.
Por las crónicas del conde húngaro sabemos que el coche era extremadamente fiable, con el recorrieron las zonas más desconocidas del desierto egipcio, abriendo rutas donde nunca antes había entrado un vehículo motorizado. Además, y lo que es más importante, facilmente reparable en las más duras condiciones. Como les ocurrió cuando realizaban la famosa "Ruta de los 40 días" entre Sudan y Egipto y uno de los vehículos llegó a gripar una biela y fue reparado en medio de una tormenta de arena. 
Almásy utilizó a lo largo de sus exploraciones diferentes vehículos, pero fue con el Ford A con el que descubrió el oasis de Zarzura y con el que realizó las travesias más audaces.  

El "Conde" ha pasado a la historia como un adelantado a su tiempo; le gustaba dormir con los nómadas y se mezclaba con ellos en los campamentos. Hablaba árabe perfectamente, además de conocer algunos dialectos locales. En lo referente al 4x4, no temió en adentrarse con sus coches y su pequeña avioneta "Polilla" en las zonas en blanco de los mapas, siendo de los primeros en utilizar neumáticos de baja presión, planchas de escalera y otros muchos inventos vigentes hoy en día. Ese profundo conocimiento del desierto le valió para que los alemanes le utilizaran para pasar a sus hombres a través de las lineas enemigas hasta terminar considerado uno más de ellos.

Afortunadamente la historia ha terminado de poner en su sitio a este gran explorador del desierto pese a su pasado.
La minuciosa reconstrucción llevada a cabo por Kuno Gross y Wolfgang Kuhmann en el Ford A viene a reforzar más ese reconocimiento y la creacion de DVPS para recuperar estas viejas joyas automóvilisticas, no hacen sino reconocer ese merito.
La  DVPS ya trabaja en varios proyectos de los que os mantendremos informados y si tienes un modelo original o réplica que en su día hizo historia, no tardes en mandarles toda la información para engrosar este museo virtual de la historia de la exploración en automóvil. 

Ficha técnica Ford A 1933 de DVPS.
Datos técnicos (original del coche)
Motor: 4 cilindros, 3.3 litros, 40 caballos de potencia 
Transmisión: 3 velocidades adelante, 1 hacia atrás
Embrague: Placa de disco seco
Sistema de lubricación: motor lubricado por bomba de engranajes, toque y alimentación por gravedad.
Depósito de combustible: 42 litros
Consumo de combustible: 9.8 litros / 100 km por pistas duras.
Neumáticos: 4,75 - 19
Distancia entre ejes: 2'629 mm
Largo: 4'191 mm
Ancho: 1'702 mm
Radio de giro: 34 '
Peso: 1'200 kilogramos
Velocidad: 85 kmh
Datos técnicos (Modificaciones)
Neumáticos: 9,00-13 Neumático globo
Piezas de Ruedas: 2 ruedas de repuesto montadas en la parte delantera. 1 en cada lado.
Carrocería: Sin modificaciones. Excepto la eliminación de las puertas y el capó del motor.
Depósito adicional: Un depósito adicional está montado debajo del estribo (en el lugar de la rueda de recambio original). No se sabe si contiene agua o combustible - presumiblemente agua.

Agradecimientos: DVPS
 

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.