Logo Empresa

Noticia ampliada

Tren a Baghdag

25-07-2014 | Juan Pedro Ponce

  • 11871.jpg
  • 11872.jpg
  • 11873.jpg
Oriente Medio era en los años 20 una de las zonas del planeta más prosperas para invertir y realizar negocios. Una línea de pasajeros con todo tipo de comodidades fue el germen de la linea Baghdag Beirut y sus peculiares vehículos su imagen de marca.

Corría el año 1923 cuando a dos oficiales británicos destinados en oriente medio y de origen neozelandes, se les ocurre la idea de crear un servicio de pasajeros entre Beirut y Baghdag.

Desde un primer momento los dos jovenes tienen claro que la comodidad y el lujo tiene que ser su sello de identidad.  Grandes asientos reclinables convertibles en camas al caer la noche e incluso aire acondicionado e iluminación para cada una de ellas.

Los dos emprendedores encargan dos unidades a la empresa Budd Company de Philadelphia, Pennsylvania en Estados Unidos. Nace la Nairn Transport CO.

Para su construcción la empresa utiliza la misma técnica de soldadura, un ligero acero inoxidable utilizada ya en los famosos trenes de Zephyr, los nuevos autobuses son una aproximación muy cercana a los vagones de los trenes más lujosos.

Utilizan la experiencia de uno de los socios en la construcción de vagones de ferrocarril y su perfil aerodinámico consigue una comodidad nunca vista al viajar por terrenos accidentados y pistas maltrechas en trayectos donde el asfalto brilla por su ausencia.

El vagón consigue un aislamiento acústico y su temperatura permanece estable a lo largo de todo el viaje, independientemente de la temperatura del exterior. Las oscilaciones térmicas que en ocasiones es de casi 30º entre el día y la noche pasan inadvertidas para los pasajeros que regula sus canalizaciones de aire a su antojo. Todo un logro para la época. El interior esta construido en contrachapado de abedul y el techo en aluminio perforado. Las ventanas cuentan con doble acristalamiento y todos los bajos están cubiertos con planchas de metal para deslizarse sobre la arena en caso de quedar atrapados en ella.

El espacioso habitáculo tiene una distancia entre sillones muy grande permitiendo estirar las piernas de pasajeros. Por la noche los pasajeros solo tienen que abatir el respaldo y en algunas plazas el mismo respaldo es la base para formar la litera superior, anclada a una estructura tubular. El espacio que falta se complementa con un colchón adicional y se les suministra sabanas, almohadas y cortinas para separar una cama de otra.

La compañía limita la edad para viajar en los sillones a los diecisiete años en el bus de día y catorce en la cama. Y establece una segunda categoría para quien viaje en sillones enfrentados. Otra de las normas es que los viajeros solteros tienen asignado un banco a un lado del pasillo, separados del resto.

 El trayecto dura nueve horas, nada mal si pensamos que son 965 kilómetros de pistas rotas, consiguiendo rebajar el tiempo en casi seis horas que era lo que tardaba de media el servicio anterior.

Imitando la reciente moda de las azafatas en las aerolíneas estadounidenses, un asistente ofrece durante todo el viaje agua helada, té y café, así como bolsas de almuerzo con sándwiches envueltos y fruta. 

En la parte delantera del remolque cada pasajero tiene una pequeña taquilla donde puede guardar sus mantas ropa de cama, bolsa de aseo, incluido un pequeño recipiente para la protección de cepillo de dientes, o servir como caja fuerte para guardar joyas y dinero. En la trasera un vestidor contiene lavabos, retretes e incluso un plato de ducha..

La cabeza tractora  monta un Diesel de 150 cv y también gozan de las misma comodidades que el vagón, aire acondicionado y espacio suficiente para dos conductores y un mecánico  En la parte trasera de la unidad se articulan dos grandes alas para mejorar el efecto aerodinámico del conjunto. Cinco baterías de 6,6 voltios conectadas en serie aporta toda la energía necesaria para los equipos de iluminación de 32 voltios para el autobús. Cuando el motor no está en marcha, la iluminación del interior se usa con moderación. La compresión para el sistema de refrigeración se obtiene de un pequeño motor de gasolina.

El peso total incluidos pasajeros, equipaje, agua, y casi 800 litros de combustible, supera las quince toneladas. 

En todo el recorrido solo se realiza una única parada en Rutba, punto donde confluyen pasajeros, militares, dado que es una antigua base y aviadores llegados desde la cercana pista de aterrizaje. El complejo tiene una restaurante e incluso una fábrica de hielo que hace las delicias de los lugareños.

Aun hoy en día es asombroso el nivel que adquirieron estas unidades que ademas demostraron con los años ser un prospero negocio que solo la inestabilidad de la región llevó al traste.

 

 

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.