Logo Empresa

Noticia ampliada

80 años de la tracción delantera

05-08-2014 | Redacción

  • 12021.jpg
En 1934, Citroën revolucionó la forma de entender el automóvil al introducir, por primera vez, la tracción delantera en un vehículo de gran serie; un sistema que, a partir de ese momento, la gran mayoría de coches irían incorporando. Ocho décadas después, la marca vuelve a romper esquemas con el Citroën C4 Cactus.

Hace 80 años el visionario André Citroën apostó por un coche que revolucionó el mundo del automóvil de aquella época. En 1934, el Traction Avant supuso la apertura a los vehículos de gran serie de innovaciones- como las ruedas delanteras motrices y directrices, la carrocería autoportante monobloque sin chasis independiente, la suspensión con barras de torsión en ruedas independientes o los frenos hidráulicos- que en los años 30 suponían un verdadero cambio mejorando el comportamiento en carretera, el frenado y las prestaciones del motor.

Una de las novedades más destacadas fue la tracción delantera, en la que se fundamenta toda la estructura motor-caja de cambios. Esta nueva arquitectura favorecía un mejor reparto de pesos al cargar la parte delantera y aligerar la trasera, mejorando el comportamiento en carretera al aumentar la adherencia de las ruedas.

Se desarrolló un sistema de transmisión uniforme entre el motor y las ruedas independientemente del ángulo de giro o de la trayectoria al suelo. Asimismo, se suprimió el eje de transmisión a las ruedas traseras. Esto proporcionaba más confort y habitabilidad ya que se conseguía un suelo plano y aumentaba la distancia entre ejes. Además, la posición de los ocupantes y el centro de gravedad del vehículo estaban más bajos lo que proporcionaba una mayor estabilidad. Era el vehículo más confortable de su época gracias a su interior calefactado, sus asientos mullidos y un silencio destacable.

Ocho décadas han transcurrido y, ahora, Citroën vuelve a revolucionar el mundo del automóvil con un nuevo vehículo, el Citroën C4 Cactus. Este coche supone una nueva forma de entender el automóvil más confort, más diseño y más tecnología útil puestos a disposición de lo que realmente importa a los clientes.

Así, igual que el Citroën Traction Avant, el C4 Cactus rompe esquemas. El exterior del vehículo está protagonizado por los Airbump, una innovación útil, estética y personalizable que refuerza el diseño del automóvil a la vez que protege la carrocería.

Otra de sus novedades destacables es la tecnología Airbag In Roof que desplaza el airbag del acompañante al techo. Esta primicia permite, a su vez, ganar espacio para el pasajero delantero liberando el salpicadero que dispone de una amplia guantera a la que se puede acceder sin necesidad de agacharse. También, en el salpicadero, se han suprimido los botones en favor de una pantalla táctil de 7”, 100% intuitiva y 100% digital, ofreciendo un puesto de conducción amplio y conectado. Asimismo, el cuadro de instrumentos tradicional se ha suprimido por una pantalla digital.

A estas innovaciones hay que añadir el techo acristalado panorámico con alta protección térmica, que permite el paso de la luz del sol sin sufrir los efectos del calor, o el Magic Wash, una ingeniosa invención que suprime los problemas de visibilidad cuando se limpia el parabrisas.

En cuanto a las motorizaciones, en las versiones del Citroën C4 Cactus con caja de cambios pilotada, la palanca de cambios tradicional desaparece en favor del sistema “Easy Push” que funciona mediante un pulsador “D,N,R”.

Imágenes: Citröen