Logo Empresa

Noticia ampliada

Peugeot Quartz Concept Car

30-09-2014 | Redacción

  • 12451.jpg
Equipa un propulsor térmico, desarrollado por Peugeot Sport, y dos motores eléctricos que le permiten alcanzar una potencia total de 500 CV.

Este concept combina la expresión exacerbada de una nueva generación de SUV y el universo de las versiones más deportivas de los modelos de la Marca.

La puesta en escena del diseño deportivo es inédita tanto en el exterior como en el habitáculo gracias a su espectacular estilo y a sus innovadores materiales: piedra de basalto, tejido elaborado con telares digitales, cueros recuperados…

El concept Quartz dispone de un Peugeot i-Cockpit totalmente enfocado al conductor. Este i-Cockpit permite controlar los 500 CV de la cadena de tracción desarrollada por Peugeot Sport, que se ha encargado también de las suspensiones pilotadas.

Las cualidades de su comportamiento dinámico se intuyen con sólo ver el frontal, con una anchura de 2,06 metros y unos neumáticos de 305 mm de ancho. Para conseguir una eficacia total, las diferentes funciones de iluminación se componen de módulos ópticos de LED. Los faros sin cristal están resaltados por una guía de luz que, en ambos lados, emerge de la carrocería para cortar el flujo de aire. El león, situado en el centro de la parrilla, está decorado con un motivo ajedrezado cuya visión varía en función de la posición del espectador. 

Motorización

Con una potencia total de 500 CV, la cadena de tracción full-hybrid plug-in está compuesta por un motor térmico y complementado por dos motores eléctricos.

El capó, con un evocador abombamiento, alberga el motor 1.6L THP 270 desarrollado por Peugeot Sport. Asociado a una caja de cambios automática de seis relaciones, este cuatro cilindros de gasolina desarrolla un par de 330 Nm y una potencia específica de 170 CV/litro, entre las mejores del mundo. De manera complementaria, el eje delantero se acciona mediante un propulsor eléctrico de 85 kW en toma directa. Este motor recarga la batería de 400 V en las fases de deceleración y asiste al motor térmico en los cambios de marcha. El eje trasero acoge igualmente un motor eléctrico de 85 kW para la propulsión del vehículo y participa asimismo en la recarga de la batería. Un ESP específico gestiona el reparto de la frenada entre las cuatro ruedas, tanto para garantizar la estabilidad del vehículo como para la optimización del nivel de carga de la batería.

Tres modos de conducción.

Este conjunto propone tres modos de uso al conductor. En modo ZEV, el vehículo puede recorrer hasta 50 km gracias únicamente a la batería recargable mediante un enchufe convencional. En modo Route, el motor térmico y el eléctrico delantero funcionan conjuntamente para favorecer un agrado de conducción elevado y una recarga máxima de la batería durante las deceleraciones. Finalmente, el modo Race asocia los tres motores para sacar lo mejor del chasis y los ejes rodantes equipados con diferenciales de deslizamiento limitado. Así, esta arquitectura permite repartir el par entre las ruedas en función de la adherencia de cada una de ellas.

Para aprovechar esta motorización al máximo, el Quartz está equipado con un eje delantero McPherson específico y un eje trasero multibrazo que acoge el motor eléctrico. La suspensión neumática permite variar automáticamente la altura libre al suelo de 300 a 350 mm. Esta función está gestionada por un sistema de lectura óptica de la carretera. Equipado con cámaras conectadas al sistema de navegación, este sistema anticipa los cambios en la calzada.

Imágenes: Peugeot