Logo Empresa

Noticia ampliada

Entrevista a Alicia Sonrosa. La primera española en dar la vuelta al mundo en moto.

24-11-2014 | Juan Pedro Ponce

  • 12951.jpg
Recién llegada de su último viaje "Héroes del Gobi" que le ha llevado desde España hasta Japón en una BMW F700GS, charlamos con Alicia Sornosa. Su anterior viaje le llevó por Europa, África, India, Indonesia, Australia, Estados Unidos, Canadá y Sudamérica, consiguiendo con ello ser la primera española en dar la vuelta al mundo sobre dos ruedas.

Japón, más lejos casi no se puede ¿Como ha ido el  viaje? ¿Qué es lo que más te ha gustado?.

El viaje lo divido en tres partes, la primera hasta Mongolia ha sido muy rápida y aburrida; el paso por Europa no tiene mucha “chicha” y desde Moscú hasta la región del Altai Ruso las carreteras son interminables líneas rectas llenas de tráfico pesado. Lo divertido ha sido cuando el asfalto ha empezado a desaparecer de alguna manera… Desde la frontera Kazajo-Rusa hasta Ulán Bator (Mongolia) ha sido lo más duro. Nada de asfalto y un terreno que ha puesto a prueba la mecánica de la F700GS (cedida por BMW Motorrad España, la mía es la antigua F650GS) debido a los diferentes tipos de terreno que he pasado. Desde piedra suelta, rocas, arena, barro… también ha sido la más entretenida, con pistas interminables en mil direcciones llenas de toulé ondulé (corrugaciones de la tierra) y grandes bancos de arena donde he sufrido una caída sin consecuencias. He utilizado dos tipos de neumáticos, los TKC80 para la segunda parte y los Trail Attack  para la primera, ambos de Continental. La tercera parte ha sido mucho más relajada aunque igual de larga que las dos primeras, recorriendo la Transiberiana y llegando hasta el puerto de Vanino, visitando Ulán Udé (junto al lago Baikal) y saltando en dos ferrys hasta Japón.

El premio ha sido conocer esta magnífica cultura y disfrutar de todo lo que el país nipón ofrece. Pero lo más importante ha sido el dinero recaudado a través de mis redes sociales para los niños de Nalajh, una barriada de la capital mongola, a la que he llegado a tiempo para ayudar.

Esta vez has ido acompañada de más viajeros, algunos incluso en 4x4. ¿Cómo lo has llevado?¿Mirabas de reojo a los que viajaban bajo techo?

Si, hemos sido un grupo de dos coches y tres motos, de las que solo he llegado yo hasta el final. A los coches ni los veía durante el día, siempre llevan un ritmo diferente, nos juntábamos en las paradas de autobús donde comíamos o en las fronteras. No me ha gustado mucho, se hace raro tener que esperar horas a los coches. Ha habido otros momentos, sobre todo en la arena, en los que ellos iban más rápido o que he tenido que conducir de noche para llegar a donde fuere, a mi eso no me gusta, para una moto es peligroso conducir en la oscuridad. Las etapas de 800 km de pista en un día, en coche no se notan, pero en moto he tenido que hacer un gran esfuerzo.

No me han dado ninguna envidia. Prefiero mil veces seguir con el viento en la cara, sintiendo el frío o el calor y siendo accesible a todo lo que me rodea, ni en el día más duro de off road o calor, hubiera cambiado mi montura por ir en una burbuja, sentada en un sillón y tomando cerveza fría. No va conmigo.

¿Se pierde un poco de la magia al viajar con un grupo?

No hay magia entre coches y motos, son ritmos muy diferentes.

¿Crees que por ser mujer es más difícil viajar en solitario? ¿Qué barreras te has encontrado?

La única desventaja de ser una fémina es que me falta fuerza física para, por ejemplo, levantar la moto rápidamente o moverla en parado. Para mi ser mujer es una ventaja siempre. En cuanto a la conducción, nada nos diferencia de otros pilotos: ojos, brazos y piernas, igual para ambos sexos o si no, mirad a nuestra campeona, Laia Sanz…

¿Qué especiales precauciones recomendarías a esas futuras viajeras?

A viajeras y viajeros, las mismas: procurar no viajar de noche, no llamar la atención, dejar la moto aparcada en un lugar discreto y pensar que cada obstáculo es el comienzo de una nueva aventura.

¿En algún momento has llegado a pasar miedo?

Nunca. La verdad que ha sido un viaje en esto muy tranquilo,  no me meto en lugares conflictivos ni extremadamente peligrosos, por lo que el miedo lo dejo bien lejos.

¿Qué tiene de diferente para Alicia Sornosa un viaje de larga duración en moto?

Los viajes de “larga duración” te permiten olvidar de dónde vienes y vivir otra vida. Lo que no tengo claro es a partir de qué tiempo se convierte en larga duración…

¿Sueles improvisar muchos en tus viajes o te gusta llevarlo todo bien atado?

Improviso constantemente, lo único que se es de donde salgo y a donde quiero llegar. Es la verdadera libertad.

Tú, formas junto a un pequeño grupo, una nueva generación de viajeros 2.0 que utilizan las Redes Sociales como medio para divulgar casi en directo sus aventuras. Gracias a ello, parece que más que nunca los grandes viajes en moto están de moda. ¿Crees que será pasajera?

¡¡Espero que no!! Cada viaje es diferente y cada viajero tiene una sensibilidad distinta para comunicarlo. Lo que espero es que poco a poco demos el salto a otros medios de comunicación y se nos haga más caso. Creo que contar un viaje casi en directo es una suerte que tenemos los que viajamos hoy en día y que hubiera gustado a más de un viajero veterano poder realizar.

Este viaje ha tenido un componente humanitario muy importante y has estado recaudando dinero para un proyecto. ¿Qué te aporta?

He recaudado fondos para ayudar a los niños de Nalahj. Son una familia que gracias a la ONG “La Otra Mirada” están consiguiendo aprender a leer y escribir, a alimentarse correctamente y lo más importante, ahora disponen de medicación para su enfermedad ya que están afectados por “los huesos de cristal”.

Me aporta una gran satisfacción como persona. Imagina lo afortunada que me siento al poder realizar estos viajes, necesito devolver esta suerte de alguna manera y ayudando un poco a otros, lo consigo. Sería muy egoísta no utilizar lo que tengo para dar a conocer solo lo bonito o divertido de lo que me encuentro. La cruda realidad existe y es mi deber como persona transmitirlo, tenemos que ser conscientes de que una pequeña ayuda puede hacer mucho. Lo necesito.

He leído en algún lado que has dicho que el peor tramo que has recorrido en tu vida, fue la Moyale Road en Kenia ¿Mejor sola que mal acompañada?

Jajaja, sin duda. En esos momentos tenía muy poca experiencia, por no decirte ninguna, sobre pista. La moto estaba demasiado cargada y fue muy duro físicamente el paso por esta pista. Ahora, con distancia me doy cuenta que esta falta de experiencia me hizo sufrir mucho al manillar. Creo que hoy la recorrería de otra manera. respecto a la compañía no fue en particular en esta pista, fue la primera parte de mi vuelta al mundo. Todos nos equivocamos alguna vez. Ahora elijo muy bien con quien viajo.

¿Qué no volverías a hacer?

Cargar tanto la moto para un viaje largo. Ligero se viaja mil veces mejor.

¿Que no falta en tu maleta?

Varias cosas: no viajo sin un seguro de Generali por lo que pueda pasar.. Ibuprofeno para los dolores femeninos. Toallitas húmedas que sirven para todo. Una navaja multiusos. Mi ordenador y un smart phone. Lo que nunca llevo, es un reloj.

Supongo que te lo habrán preguntado mil veces, pero es inevitable hacerlo. De todos los sitios que has recorrido ¿Con cuál te quedas?

Esa pregunta es muy difícil de contestar, de cada país me quedaba con un trocito y me montaría mi paraíso particular: unas praderas como las del Masai Mara en Kenia, llenas de animales; una carretera entre glaciares y bosques milenarios como la Austral en Chile, unos cayos como los de La Florida, en USA, los lagos de Canadá, el asfalto de la Great Ocean Road en Australia, gente amable como la argentina, con un gran asado “al palo”, la comida y los volcanes japoneses….los bosques de Siberia, los palmerales de Sudán, el verde de Etiopía, el frío de la Isla de Tasmania, el carácter de las gentes de Puerto Rico, su amabilidad, las playas desiertas de Perú…el color del agua del Titicaca…mira, que empiezo y no paro.

¿Y tu próximo proyecto?

Aún está en vías de desarrollo, pero además de trabajar con Gustavo Cuervo en la travesía por América que ha organizado (a la que os invito que os apuntéis) estoy terminando un libro de la Vuelta al Mundo, espero que el siguiente viaje sea de nuevo a Hispanoamérica.

Imágenes: Alicia Sornosa

Pincha en las fotos para ampliar

 

 

 

 

 

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.