Logo Empresa

Noticia ampliada

Las aventuras de Angelo Iannacone

18-02-2015 | Juan Pedro Ponce

  • 13511.jpg
Angelo y su hermano Giampaolo, dos italianos afincados en Tenerife desde hace años, llevaron a Mongolia, este pasado verano, su precioso Fiat 500 de 1975, cruzando los Urales, toda Siberia alcanzando el Lago Baikal y Ulan Bator. Pero ni mucho menos son noveles en esto. Siempre a lomos de su clásico, han llevado el nombre de Tenerife hasta Cabo Norte, Moscú o Georgia. Estas son sus aventuras.

Angelo Iannacone salió de su San Benedetto del Tronto natal, en Italia, a principio de los años 60 con el proposito de recorrer Europa y acabar estudiando inglés en Gran Bretaña.

Años más tarde recaló en Tenerife donde se casó y tuvo dos hijos. Este empresario turístico, su agencia organiza congresos en diferentes partes del mundo, ya sospechaba que muchos años después, un vehículo identico al de su primera y juvenil aventura, iba a ser el protagonista de otras muchas.

Tras conseguir un Fiat 500 en el desguace de su amigo Celio Rodriguez, se pusieron manos  la obra, consiguiendo que el pequeño utilitario volviera a la vida. 

Con una exquisita puesta a punto Angelo comenzó su primera singladura hasta Moscú. El destino inical era China, pero los exasperantes tramites burocraticos le hicieron buscar un destino más asequible.

Recorrió España  hasta recoger a su hijo en Barcelona, con el que prosiguió hasta Milán. En Bergamo el coche sufrió una de las pequeñas averias que tuvo en todo el recorrido y un antiguo mecánico de la Fiat cambio la junta de culata, dejandolo en perfectas condiciones.

El coche y sus ocupantes llama la atención y simpatía allí donde pasan y varios medios de comunicación se hacen eco de su viaje. 

6.500 kilómetros después alcanzan la Plaza Roja.

Al año siguiente se propone superar el anterior viaje y elige Cabo Norte como objetivo. Una de las rutas overlanders típicas en el mundo y que el Fiat 500 vuelve a recorrer sin ningún problema. Recorren 13.160 kilómetros en julio y agosto, unos 1.000 más que en su anterior viaje.

El Fiat 500 se muestra imbatible y en 2013 alcanza Georgia habiendo recorrido toda Europa, Turquia hasta Tblisi.

Con tan extenso bagaje deciden hacer un más dificil todavía. Acompañado de su hermano Gianpaolo comienza un recorrido hasta la capital de Mongolia, Ulan Bator. 25.000 kilómetros en un viaje de ida y vuelta que cubrieron en 60 días sin contar con apoyo técnico ni logístico alguno.

Para ello el Fiat tuvo que recibir algunas modificaciones como recortar las aletas para que entraran unos neumáticos de mayores dimensiones. En el viaje gastó un juego de cubiertas rusas y se tuvieron que enfrentar a las infernales carreteras siberianas, pero volvieron a conseguir su objetivo y realizar todo el recorrido de vuelta. Todo un récord para un coche tan pequeño. 

Imágenes: Angelo Iannacone, AngelRoads

Pincha en las fotos para ampliar