Logo Empresa

Noticia ampliada

Me fuí a volver. Parte I

10-06-2015 | Daniel David Sánchez Rosero

  • 13861.jpg
Una historia que inicio como un sueño. 1 sueno, 1 moto, 1 mundo por descubrir. Cientos de pensamientos pasaban por mi cabeza, muchos sentimientos venían de mi corazón, estaba ya camino a Barcelona donde me reencontraría con mi compañera (Emilia - mi moto) y así iniciaría mi tan anhelado viaje alrededor del mundo. Parecía que el tiempo se paraba y no sabía cómo afrontar estos sentimientos, lo que alguna vez fue un sueño ese momento empezaba a ser realidad. Este viaje ha sido una de las decisiones con menos control que yo he tomado en mi vida y así fue como inicie con confusión y alegría el viaje que cambio mi vida para siempre. Después de mi partida, la sensación diaria siguió siendo la misma: es como lanzarse al abismo, sientes un frio en el estómago, pero al fin, el primer paso ya estaba dado, había que seguir adelante, sin saber que nos depararía la ruta a mí y a Emi, esperando siempre salir gloriosos y disfrutar cada instante de esa sensación única de vivir. Así empezó la aventura más importante de mi vida.

Mi nombre es Daniel Sánchez Rosero, tengo 35 años, Ecuatoriano, ingeniero civil de profesión pero motociclista de corazón, desde que recuerdo las motocicletas formaron parte de mi vida, en mi casa siempre hubo una motocicleta ya que mi padre es un amante de las dos ruedas. Recuerdo que desde pequeños a mis hermanos y a mí, la idea de montar en una de ellas era algo especial, era una sensación entremezclada de alegría, miedo, libertad y felicidad que junto con el sonido, la velocidad y el viento  abrazados fuertemente a la cintura de mi padre generaban una reacción especial y única  en nosotros.  
En mi hogar a diferencia de otros la pasión del futbol no forma parte del día a día , en mi familia se respiraba otros aires, para nosotros la charla diaria entre comidas y tiempos libres se refería siempre a esta pasión las motos y los autos.


Fui creciendo, y esta pasión fue creciendo conmigo, hasta poder contar con mi primera moto, claro esta fue una de bajo cilindraje y modesta, un scooter. En esta pude disfrutar de momentos inolvidables de mi adolescencia y ya formaron parte de las bases de mi vida y de mis sueños .Pero con el tiempo esto tenía que cambiar y al llegar a la universidad la necesidad de transporte  hizo que mi padre me regalara un auto, pero en mi mente ese transporte no se encontraba entre mis opciones, por lo que decidí venderlo y comprar una moto. Fue así que una Kawasaki Ninja ZX-6  ingresaba a mi vida y me acompaño en mis días de estudio. A pesar del frio de las mañanas de Quito y muchas veces acompañadas de lluvia, nos dirigíamos con mi hermana Gaby a la universidad todos los días. Creo que fueron momentos que juntos y sin palabras disfrutábamos al compartir una pasión que nos unía. 


Al mismo tiempo otra pasión de la misma fuente se venía y con fuerza…..el placer de viajar. Siempre mi Padre con sus locas ideas de hacer viajes sin mucha planificación de ir a comer , bañarnos o simplemente visitar  lugares poco visitados generaron en mi ese amor a la aventura, todos esos viajes con y sin rumbo que nos llevaba, en algún momento generaron un efecto en mí, siendo las bases de mis ideas de descubrir y de aventurarme  al crecer .
De los viajes familiares pase a mis primeros viajes en solitario  junto a mi mochila, que con  poca  planificación y con mucha adrenalina fueron haciéndose más  largos y a lugares más lejanos, haciendo esta actividad algo más que un tiempo de descanso. Cada momento que encontraba era el pretexto perfecto para salir a explorar y conocer nueva gente y lugares. 


Fue en uno de estos viajes que conocí a una pareja de Ingleses que estaba dando la vuelta al mundo “mochileando”, esto fue de gran impacto, no conocía que había como hacer un viaje tan loco y atrevido y peor yo intentarlo, nunca me había ni imaginado una opción como está, pero con solo oírla empecé a imaginar y soñar en la posibilidad de realizarla. El camino empezaba y yo no sabía que cada movimiento de aventura y viaje seria parte de la preparación de este gran proyecto, para esto pasaron muchos años , alguna vez tratando de recordar cuanto tiempo es desde que nació la idea creo que fueron 12 años que pasaron hasta que lo pudiera hacer realidad. Muchas cosas cambiaron y entre esas la forma de hacerlo.

Inicialmente la idea de hacerlo con una mochila iba creciendo, pero en el caminar observaba  como grandes motos cargadas con sus maletas y muy buenas historias arribaban a las ciudades y pueblos,  esto me emocionaba mucho y la idea de intentarlo de esta manera era cada vez más fuerte, claro esto se veía aún más loco y atrevido que la idea inicial, pero definitivamente se generó la unión de mis dos pasiones, que era la de viajar y las moto . Esto sería el inicio real del camino hacia mi tan añorado proyecto.
Ahora como toda idea, esta debía irse desarrollando e inicialmente veía la opción de hacer por partes el viaje, había pensado dividirla por continentes y separarlos en unos 5 viajes , esta es una opción muy buena si no se tiene todo el dinero y/o todo el tiempo (que para mí es el más difícil de conseguir). Pensaba iniciar por el más accesible que sería el continente Americano, este sería un buen entrenamiento de inicio. Luego de investigar un poco más y soñando más alto, comienzo hacer mi primera ruta alrededor del mundo, tratando de generar algo eficiente al momento de tener que volar y viajar, pero luego de este bosquejo y con más información llego a darme cuenta de ciertas variables que no las había tomado en cuenta y afectaban directamente al viaje, esto desvaneció mi ruta y mis planes hasta ese momento.


Ahora además de la planificación y problemas del viaje, tenía que hablar con mis seres queridos sobre el proyecto a realizar. Informar algo así no es fácil y asimilarlo peor, fueron días difíciles y a veces me ponían a pensar si era justo llevar a esta angustia a la gente que quiero por una decisión de este tipo. Mucha gente cercana a mí fue conociendo mi idea ya pocos meses antes de empezar mi travesía, muy pocas realmente sabían o se imaginaban que esta ya se venía cocinando mucho tiempo atrás. Por otro lado también amigos o compañeros les parecía algo loco, poco realizable y a veces creo pensaban que era solo una idea que se me pasaría. Pero bueno así es y será siempre personas a favor y muchas más en contra, pero en esto había una persona que si debía creer y apoyarme, que fue la persona clave en mi viaje, ella es Elena, mi compañera de vida, mi cómplice y mi amor, ella siempre estuvo conmigo en esos momentos buenos y no tan buenos antes y durante el viaje. Yo sabía que un viaje así no podía llevarlo a cabo solo, y necesitaba una persona que sea mi base en todo aspecto para ir salvando problemas y papeleos del viaje, para esto definitivamente se necesita una entrega total y mucho amor, siendo Elena la persona perfecta para este difícil pero muy importante trabajo.  


A pesar de mi amor por las motos y de que varias  veces con el afán de disfrutar el viaje en una de ellas las alquile en algunos países como México, USA y Barbados, sabía que al unirlas con un viaje de esta magnitud  no necesariamente me iba a sentir bien por todas las cosas que incluye algo así,  por lo que debía probar y vivir situaciones lo más parecidas para estar seguro de lo que hacía. 
Las primeras pruebas son viajes cortos de un día, o fin de semana,  con dirección a las provincias más cercanas, todo esto en mi primera compañera de viaje “Eleanor” una Kawasaki Versys con la cual recorro y redescubro rincones únicos y lindos de Ecuador. Luego ya viendo que todo va de lo mejor y sabiendo que no era posible ir a conocer el mundo sin conocer mi país, decido ya dar paseos más largos (2 y 3 semanas) y recorrer la mayor cantidad de rincones , haciendo kilómetros de experiencia y vivencias. Con esto y después de varios viajes y más de 15 meses recorro casi todo  el país.  
Para tratar de vivir una experiencia de un viaje internacional decidí viajar hacia el norte y pasar unos días en el caribe colombiano… Cartagena!! fueron días muy lindos. Salimos desde Quito con Elena en viaje que duro 25 días, en el cual recorrimos 9 provincias colombianas conociendo y viviendo sus pueblos pintorescos y ciudades principales que por la época algunas estaban de fiestas. En este también pude vivir lo que es el papeleo de aduanas y lidiar con las leyes y policías de otro país, bueno esa era la idea, claro luego vería que esto estaba muy lejos de las realidades de otras partes y en general viajar en un país hermano como este solo sería un abre boca a lado de lo que es viajar en otros países de otros continentes. En tal caso fue mi preparación final para el gran viaje que se venía. 

Creo que de cierta manera le exigí mucho a mi moto y luego de 30000 km aproximadamente, muchas aventuras y ruta recorrida, me di cuenta que para un viaje de la magnitud que planeaba necesitaría una moto con diferentes características. Ya en este punto sabía que debía cambiar de moto y lidiar con el dilema de cuál sería mi próxima compañera. Con un poco más de experiencia comencé este proceso y luego de investigar y contar también con el consejo de viajeros de largas distancias de otros países llegue a la que sería mi elegida. 
Así  finalmente ingresa a mi vida “Emilia” una Kawasaki KLR 650 año 2009 a la que prepararía y equiparía para afrontar este gran reto, siempre confiado de tener una guerrera confiable que en acompañe en este mega viaje. 
La ruta planeada tenía como meta  viajar alrededor del mundo, cruzando por cuatro continentes (Europa, Asia, Oceanía, América) y alrededor de 35 países en aproximadamente 2 años.  Claro esto eran planes y a la final dependería de aspectos y variables ajenos a mí que serían las que finalmente concretaran el proyecto de una manera diferente.
Al iniciar la planificación y en busca de información comienzo por la primera idea que se me ocurre, la búsqueda de otro Ecuatoriano que ya haya realizado un viaje de este tipo para ventilar y comprender muchas preguntas y dudas sobre la procesos típicos ,documentación y visas que me tocarían realizar . Luego viviré y comprenderé que estos son muchas veces diferentes según la nacionalidad, que en un futuro me generarían ciertos impases al momento de afrontarlos. Finalmente y luego de mucha indagación y búsqueda descubro que no existe esa persona en el país, ni en muchos países de Sudamérica , ahí me vino la pregunta …a que se debe esto! 
Había encontrado información de europeos, americanos y australianos que lo han hecho, pero sus condiciones distan mucho de lo nuestro, y sus realidades al viajar solo se igualan a todos únicamente al estar sobre la moto. Esto sería un gran problema a afrontar y que en un momento podrían generar que el proyecto no se lleve a cabo.


Por otro lado la  falta embajadas y consulados en Ecuador de los países que planeaba visitar , más la poca o nula información de las que me comunique,  generaron un vacío en tramos considerables que realmente deshacían  la idea de una real planeación y preparación del viaje. En este estado había ya claramente dos opciones,  parar esta idea loca y empezar a pensar en algo más pequeño y seguro, o lanzarme a un viaje que desconocía e intentar salvar estos y otros problemas día a día. Siendo un hombre muy planificador  esta decisión fue difícil. Tomar la opción del vacío en todo aspecto fue algo muy complicado, con tan poca información y una  gran incertidumbre  pienso a veces y  no entiendo como lo hice, en tal caso, fue la mejor decisión de  mi vida.
Al tomar esta decisión salgo únicamente con una visa y 3 meses de viaje seguro…. nada más que eso, claro, más unas mil y un  dudas, preguntas e incógnitas que tendría que resolver en el camino según se me fueron presentando.
Ya decidido esto, tenía que poner una fecha a mi salida y empezar a completar los últimos detalles para salir , siendo el  12 de junio del 2012 que deje atrás mi país, mi familia y mis amigos y me lance directo al abismo, pero seguro de intentar alcanzar mi mayor sueno.   
Puedo decirles que la sensación que me produjo esta aventura, la verdad que fue única, el poder conocer,  explorar e internarme en las entrañas de cada lugar que visito es algo inimaginable.   La posibilidad de conocer gente nueva día a día, que han movido mi corazón por  su generosidad y su afecto , de vivir sus  tradiciones, de probar exótica comida, de sentir su religión,  rodearte de  estilos de vida tan distintos,  es algo que lleno mi mente y mis cinco sentidos  de información tan rica y variada, ….es increíble!
Todos los días al despertar y abrir mis ojos sentí que a pesar de estar despierto,  seguía soñando.


Soy Daniel Sánchez Rosero, el Ecuatoriano que dio la vuelta al mundo en moto, si quieres conocer un poco más de mi viaje,  visita mi página web : www.danielsanchezr.webs.com


CONTINUARA…….PARTE 2 (EUROPA)
En un momento de la planificación deseo darle un nombre a mi aventura algo que represente lo  que hare pero con un toque nuestro y autentico de mi país, luego de tener algunas opciones se me ocurre la idea y lo nombro  ME FUI A VOLVER,  clásica frase Ecuatoriana, claro que esta vez no es que volveré tan pronto, pero lo que si esperaba es volver….y así nació la historia de ME FUI A VOLVER.

Imágenes: Daniel David Sánchez

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.