Logo Empresa

Noticia ampliada

Me fuí a volver Parte II. Descubriendo el viejo continente

19-07-2015 | Daniel David Sánchez Rosero

  • 13901.jpg
  • 13902.jpg
Europa fue el inicio del viaje, siempre pensé que comenzar en este continente sería la mejor opción, ya que estaría expuesto a condiciones más controladas haciendo así mi etapa de adaptación al viaje más fácil. Todo cambio en la vida es difícil al inicio y peor aún en este caso que cambiaba totalmente las condiciones de la mía. Por esto esperaba pasar por esta época lo más rápido posible para poder aprovechar al máximo mi tiempo y mis recursos en este mi tan anhelado viaje.

Barcelona fue la primera ciudad en visitar, fue  donde recibiría a Emi (mi moto). Estos primeros días no fueron fáciles, bueno yo diría las primeras semanas. Lo que se veía fácil o controlado en mi planificación en la realidad no fue así, creo que no tome en cuenta puntos más importantes y menos panificables que durante este primera etapa fueron difíciles de sobrellevar.  Con esto poco a poco empiezo a entender que las cosas no serán tan controladas como pensaba y que debía relajarme, y vivir mi aventura un día a la vez.
Siempre me preocupo como sería el trato con las aduanas con respecto a mi moto, esto empezó antes de mi salida ya que mi primer envió fue hacia Europa. A pesar de estar en mi ciudad y con una supuesta ayuda no fue fácil y hasta el último minuto del envió me demostró que estos trámites no son fáciles ni muy predecibles. Este trámite desde el inicio tuvo problemas que  se vieron reflejados hasta el final de mi viaje cuando ingreso de nuevo al país.
Ya confirmado que mi moto había llegado, me dirigí  a la parte de carga del aeropuerto de Barcelona e ingrese a las oficinas de la aerolínea para iniciar el trámite para liberar mi moto. Había hecho mi investigación y más o menos sabia como era el trámite, claro que el rato de los ratos las cosas cambian un poco. Luego de unos 20 minutos en espera de mi turno, inicie con el papeleo, donde la parte en la aerolínea fue relativamente fácil y al confirmarme que Emi ya estaba en sus hangares y lista para sacarla fue un gran alivio. Luego de estos pasos tenía que dirigirme a la aduana española donde me esperaban ya más trabas, justo siendo casi la hora de almuerzo y el único en espera para hacer este trámite, más la historia de me voy a recorrer el mundo, todo se unió para que me ayudaran y la cosa saliera un poco más rápido. En este momento hablar del vuelta al mundo me parecía un poco raro ya que aún no había hecha nada y como que no encajaba al momento de contar la idea, luego este mismo cuento iría cogiendo cuerpo y habría anécdotas y aventuras que contar. Bueno regresando a los tramites,  fue ahí que más unos pasos mas no tan complicados, ya tuve  a Emilia frente a mí, ohhh…fue una emoción única y muchos nervios también, estos momentos fueron especiales. Ya con la moto frente a mí, pedí un espacio para iniciar el proceso de puesta a punto de la moto ya que venia en un guacal y semi desarmada, me tomo un poco más de una hora y Emilia estaba lista …yo no tanto. Sería la primera vez de manejar fuera  de casa (Ecuador) con ella, y esto era un punto importante…… ya el viaje había comenzado.


Con mucha precaución  y nervios  salí a la autopista y me dirigí a mi lugar de hospedaje en la ciudad, fueron minutos no tan relajados. Ya con la moto en mis a manos  y después de  más de una semana sería la última noche en esa ciudad y empezaría mi travesía.
Decidí dar como mi lugar representativo de largada al viaje, a  la Iglesia de la Santa Familia, lugar que no conocía pero era un símbolo especial y creía que iba a ser  de buen augurio de incio, esperando recibir una bendición para mi viaje. Así fue como saliendo con mucha emoción y  ansiedad y no sé qué otra sensación no tan bonita, salí a pelear con mi primer  gran tráfico y mucho vehículo pesado en la carretera, este día decidí que llegaría a Alicante, eran como 600 km y esperaba poder lograrlo. Fue un viaje mentalmente muy estresante además de tener que pelear con unos vientos de intensidad que no había sentido antes y me hicieron pasar algunos sustos. El día me rindió mucho, y después de comprar comida en el supermercado del pueblo al llegar, me dirigí a buscar donde dormir. Esta noche acampe y así completo el primer día en la ruta. 
Durante mis preparativos un año atrás conocí en Quito a un  japonés que viajaba en una BMW R1200GS por el mundo, a pesar del corto encuentro  hicimos una gran amistad, claro que el destino nos tenía una sorpresa y fue en Sevilla que al comunicarnos un día y saber con mucha sorpresa que estábamos en la misma ciudad , nos encontramos. Fue algo súper chévere, ya que viajar con alguien que ya lo venía haciendo por casi dos años iba a ser enriquecedor y para el momento en que yo estaba era una bendición. Así fue como en Sevilla empezamos a viajar, fueron semanas donde compartimos muchas cosas, y aprendí también algunos secretos del arte de viajar en moto. Con él cruce todo Portugal, la parte norte de España y toda la costa oeste de Francia donde nos separáramos al llegar a Angers en Normandía. Claro el viaje nos volvió a dar otra oportunidad de vernos en Estambul -Turquía.


Por otro lado , a pesar de haberme tomado mucho tiempo en elegir  mi equipaje, y luego de hacer una lista lo más pequeña posible tratando de  evitar ir sobrecargado, cometí el error y lleve más cosas de las que necesitaría. A la final mis primeras semanas en ruta sentí que iba mas cargado que papa Noel, iba con todas mis maletas a reventar  y con los días supe que debía bajar de equipaje. Una opción era regalarlas o dejarlas en algún lado, y la otra era regresarlas a Ecuador. Él envió no sería un buen gasto para cosas del tipo que me deshice, pero gracias a un buen amigo que estudiaba en Dresden-Alemania al cual visite , me dio la opción de llevarlas ya que volvía en unos meses a Ecuador de vacaciones, así  pude entregarle el primer grupo de cosas que no necesitaba y ocupaban mucho espacio. Claro este fue el primero de 3 envíos, donde pude pulir mi equipaje y especialmente deshacerme de peso, que en el futuro en rutas muy difíciles sería necesario, ya que  ir liviano me ayudaría mucho al realizarlas. Fue así que llegue a viajar con casi la mitad en volumen del equipaje del que empecé y obiamente quede mucho más liviano.
Francia, Alemania y Polonia fueron países que me reunieron con amigos y familia que no había visto en tiempo, fueron momentos de relax y de recarga de baterías para continuar con el viaje.


A pesar que pensé que Europa sería una parte del viaje más  controlada y digamos que fácil de mi  viaje, igual me hizo pasar por situaciones que no sabía qué hacer, como al poner gasolina, comer o el supuesto lema que en todo lugar se habla inglés , haciendo que varias veces al hacer alguna actividad básica en ciertos lugares se tornó en un reto. Esto sería el calentamiento y aprendizaje para lidiar con estos problemas que se repetirían en gran parte del viaje. Como en la residencia donde me quede en Praga – Rep. Checa, que no sabía nadie inglés y chequearme tomo más de dos horas y esfuerzo, o en la casa de mi amigo Sebastián en Chemitz-Alemania que solo el sabia inglés y los demás solo alemán y ruso,  o como me paso en Rumania cruzando un pueblo pequeño que esperando un semáforo termine en una fiesta de amigos donde a punte señas se hizo nuestra comunicación. Fue en muchos lugares donde viví situaciones especiales, algunas veces no tan agradables pero a la final eso hace el viaje y  hoy forman parte de mis más valiosos recuerdos. En este aspecto es importante recalcar que entre más idiomas uno sepa la cosa cambia, creo  y sé que no es lo mismo un viaje con o sin idiomas y más en este caso que no se pasa todo el tiempo en los típicos lugares turísticos donde siempre se encuentra gente que hable inglés o muchas veces tu propia lengua, y así mismo aquí o en la china fuera de estas zonas la cosa es muy diferente y ahí solo se encuentra gente que hable su idioma. En mi caso con mi español, inglés y un poco de francés se hizo y salió adelante en el viaje.


Creo que después de un par de semanas en el viaje y lograr poco a poco adaptarme, organizarme y estabilizarme al modo de vida que tendría en los próximos meses fue cuando empiezo a disfrutar más de cada momento y de las situaciones que van sucediendo poco a poco, abriéndome a este sin número de opciones y oportunidades que comienza a formar parte de una lista interminable de buenos momentos que hacen y dan sentido al viaje. 


Luego de haber cruzado hasta Alemania, viene mi primer dilema de cambio de la ruta, yo esperaba por la época de año (verano) que el buen clima me acompañara. Pero no fue así, ya que  finalmente sufrí con temperaturas muy altas y con días de lluvias interminables. Las temperaturas de hasta 50 C grados se dieron en las zonas secas en la parte baja de España y desde Croacia hacia el sur de Grecia y las  lluvias que no daban tregua desde el norte de Francia hasta Polonia. Para un par de días  o unas horas creo es aceptable el clima lluvioso, pero el hecho de acampar con todo mojado y armar mi carpa en esas condiciones ya no me estaba dando mucho gusto, siendo esto el día a día durante algunas semanas. Por esta razón mi idea de seguir subiendo para llegar a North Cape en Noruega (lugar que siempre me llamo la atención siendo una tierra de gran belleza natural) no pude hacerla sabiendo que las condiciones en esta parte eran peores y decidí cortar esa parte del viaje, así quedando afuera mi plan el visitar Dinamarca, Noruega, Finlandia, Rusia, Lativia y Lituania. Ya cambiado el plan y preguntando donde está el sol, salió una parte nueva en el viaje que no había pensado visitar y era la costa adriática. En este momento una nueva ruta se generó, para dirigirme hacia el este de Europa y desde Polonia  comenzar a cruzar por algunos de los países de Europa del este dirigiéndome hasta las costas del Adriático. Fue una gran decisión ya que los días fueron mejorando en el aspecto de clima y el sol comenzaba a acompañarme de nuevo. Igual como no todo es perfecto en la vida otra vez me acompañan las altas temperaturas que en las mañanas podían ser aplacadas con un buen baño en el mar en mis días de descanso pero durante la ruteada y las acampadas afrontarlas era un reto. Tratar de descansar  con 38 C en carpa era como estar dentro de un microondas, haciendo algunas de las noches interminables.


Europa del este me impacto mucho, en todo aspecto, creo que fue la parte favorita de mi visita a este continente, su gente y paisajes me cautivaron. Paisajes y rutas inolvidables marcaban mi mente en esta parte del viaje. Unos de los países que más me impacto al cruzarlo fue Eslovenia, creo que fue en uno de los lugares que más me había divertido manejando hasta esa parte del viaje, muy conocido entre los motociclistas por sus rutas, siendo así que hasta tienen señalización especial para estas.
Otra cosa que me impacto fue que en estas zonas el ser ecuatoriano me ayudó mucho ya que en sitios recónditos la gente al saber que era de un lugar que ni si quiera habían oído,  hizo que sea bienvenido y muy bien tratado. Creo estaban acostumbrados a tener visitantes de ciertos países normalmente (Europeos) que hacían que a mí me vieran casi como un marciano, esto me ayudo en muchos lugares para encontrar donde dormir y comer, ya que era época alta y no era fácil encontrarlos. Un ejemplo fue en un pequeño pueblo en Croacia en el cual no encontraba donde dormir, y la cosa ya era ni si quiera cuestión de precio era de espacio, finalmente encontré por las razones anteriormente mencionadas un espacio para acampar en la casa de una familia que se dedicaba a la producción de vino y para su consumo la producción de jamón serrano y queso (el de esta zona es muy conocido), por lo que todas las comidas no hacía falta ninguno de ellos. Así acabe con buenos amigos, bien comido y muchos días en un lugar que había planeado solo quedarme una noche.


Ahora en el parte legal es decir cruce de fronteras, en la parte occidental de Europa esto ni se sentía, solo sabía que cruzaba de país a país por una señal  y porque  a veces el cambio de tipo de caminos cambiaba drásticamente, como me sucedió al cruzar de Alemania a Rep. Checa, o de Croacia   a Rumania, donde me tope que ni siquiera había puentes y que tenía que esperar un bote para cruzar pequeños y medianos ríos, esto en nuestro país ya casi no se ve y nunca imagine encontrarlo en Europa, pero así fue. La parte oriental de Europa fue más complicado a pesar de estar con todos mis documentos en regla . Cruzar las fronteras me tomo más trabajo por la parte de idioma, papeleos y la pasada de tiempo sometido a cuestionarios por los agentes de aduana. Hasta mi última entrada en Europa que fue de Bulgaria  a Grecia casi no puedo ingresar con la moto por el seguro, este no tenía sentido ya que había cruzado más de una docena de países con este y ahí no me lo querían aceptar por su formato. Pero finalmente pude cruzar todas las fronteras planeadas y con Grecia mi paso por Europa llegaba a su final .Grecia me despidió con lugares impresionantes, como el monte Olimpo, los conventos de Meteora, Acrópolis, sus playas y espectacular gente me dan la despedida del viejo continente, así dando paso a un nuevo país, Turquía que sería mí entrada a mí nuevo reto, inicio de una de las mejores y más fuertes e interesantes etapas de mi viaje…..ASIA.

http://www.danielsanchezr.webs.com

Países visitados en  EUROPA 
 
1    ESPAÑA       
2    PORTUGAL       
3    FRANCIA       
4    BELGICA       
5    LUXEMBURGO       
6    ALEMANIA       
7    POLONIA       
8    ESLOVAQUIA       
9    AUSTRIA       
10    HUNGRIA       
11    ESLOVENIA       
12    CROACIA       
13    RUMANIA       
14    BULGARIA       
15    GRECIA     

 

Pincha en las fotos para ampliar

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.